Cargando...
 

Evaluación de los investigadores

  1. La FJI propone la eliminación de los “sexenios” como método de promoción en la carrera investigadora. Sin embargo, la evaluación puntual de un investigador puede ser deseable en determinadas circunstancias. En la actualidad, sólo el personal funcionario o con contrato indefinido tiene la posibilidad de solicitar una evaluación. Además, esto es posible solamente cada seis años, de manera que en caso de que ésta sea positiva obtienen como máximo un sexenio. Este sistema de evaluación debe ser modificado, de tal manera que se pueda evaluar al investigador durante toda su carrera investigadora y graduar la evaluación en base a la calidad y al impacto de la investigación realizada en cada momento.
  2. La evaluación ha de ser externa e independiente.
  3. La evaluación debería tomar como unidad una estimación de la productividad (siempre medida en base a su calidad e impacto) en un período determinado, que no tendría por qué coincidir necesariamente con una duración determinada en el tiempo. La producción requerida para cada unidad se debería establecer para cada área y subárea de forma específica, pudiendo corresponderse con la exigida actualmente para la obtención de un sexenio de investigación. Para la FJI-Precarios, todos los investigadores, independientemente del carácter de su contrato y de la ubicación, deberían ser evaluados sin tener que esperar un tiempo determinado para ello, de modo que sea el propio investigador el que pueda fijar el tiempo transcurrido entre evaluaciones. En un mismo período de revisión, un investigador puede merecer una o varias “unidades de producción científica”.
  4. La evaluación no debe basarse exclusivamente en el número de publicaciones o en el índice de impacto de las revistas donde éstas han sido publicadas, ni siquiera en la posición relativa de estas revistas respecto a otras de la misma categoría (cuartiles, terciles, etc.). Desde la FJI-Precarios aconsejamos seguir las directrices establecidas en la San Francisco Declaration on Research Assessment (DORA). En el caso de instituciones y agencias financiadoras, la declaración recomienda ser explícito en las criterios y dejar claro que la contribución científica de una publicación es mucho más importante que las métricas de publicación asociadas a dicha publicación, así como, a la hora de evaluar, considerar el valor y el impacto de los resultados de la investigación (incluidos los conjuntos de datos y software generado) y considerar una amplia gama de medidas de impacto de la investigación realizada. Estos criterios se deberían ajustar al área y subárea, ya que los criterios adecuados o la producción científica no tienen por qué coincidir entre ellas. En opinión de la FJI-Precarios, y dependiendo del área, además de las publicaciones se deben valorar las patentes, la movilidad entre centros y áreas, la organización de congresos, la calidad –y no solo el número- de tesis doctorales dirigidas, la obtención de proyectos, el inicio de nuevas líneas y grupos, etc.
  5. Otro factor a tener en cuenta es el tiempo en que el candidato ha obtenido su producción científica, ya que el uso de criterios absolutos perjudica a los investigadores jóvenes y no favorece la investigación de calidad. Sin embargo, se debe prestar especial atención a que esto no nos lleve a una hipercompetitividad que dificulte la vida familiar y/o privada del científico. El científico es persona por encima de todo. Especialmente importante es tener en cuenta los permisos y reducciones de jornada asociados a maternidad y paternidad, y en general a la vida familiar.
  6. La actividad docente y profesional debe tenerse en cuenta en estas evaluaciones. La docencia se valorará atendiendo no a la cantidad de horas impartidas, sino a su calidad. No se debe penalizar una reducción de la producción investigadora a causa de la actividad docente a menos que el impacto sea considerable o demasiado prolongado. Aparte, se deben valorar positivamente aquellas actividades dedicadas a la divulgación científica. Las interrupciones en la actividad investigadora resultantes de otras actividades profesionales relacionadas con la investigación o la gestión de la investigación deben ser valoradas.
  7. Los Investigadores Principales y los directores de tesis doctorales deberían ser evaluados tanto en el plano científico como en la gestión de los RRHH, garantizando la satisfacción del personal contratado y los doctorandos con el trato recibido, con independencia de su opinión de la gestión realizada en el plano científico. El sistema debería impedir que investigadores sin capacidad de liderazgo real sean los líderes de proyectos. Dicho liderazgo debe entenderse como algo global, incluyendo la satisfacción del personal a su cargo con el trato recibido, una adecuada conciliación con la vida privada y/o familiar y, por supuesto, la consecución de resultados científicos en concordancia con lo esperado en el proyecto.


Página última modificacion en Lunes 11 de Noviembre, 2013 16:32:26

Última Asamblea [toggle] [Toggle Vertically]

Apúntate a la lista precarios-info [toggle] [Toggle Vertically]

 

Colabora [toggle] [Toggle Vertically]

Informe Carrera Investigadora 2013 [toggle] [Toggle Vertically]